NaNoWriMo o Cómo escribí una novela de 50,000 palabras en 11 días.

Quisiera empezar diciendo que durante años intenté inscribirme al reto NaNoWriMo y nunca había podido concluirlo, bueno incluso esto es benevolente conmigo porque en realidad nunca había podido siquiera empezarlo.

 

Así que me armé lo mejor que pude para afrontar el reto, empecé con ciertos ingredientes básicos y algunos que fui descubriendo para poder llegar al cometido, esos ingredientes aquí los comparto:

 

1.- DECISIÓN

Mete en tu cerebro la idea de que lo tienes que hacer si o si, que no ganarás nada por ello más que la satisfacción del deber cumplido y con algo de suerte, sentarás las bases de un nuevo hábito en lugar del característico de algunos escritores: procrastinar.

 

2.- TOLERANCIA

Seguramente no todo tu material será de gran calidad, pero acéptalo, la idea es escribir, ir buscando formas de expresar sobre la marcha sin mucho razonamiento, básicamente es vomitar sobre el teclado (las palabras por supuesto) Es posible que escribas mal pero créeme, es necesario para acceder al otro lado de la creación, la única forma de escribir es esa, escribiendo.

 

No te preocupes por ahora por la sintaxis o la gramática, ya habrá tiempo de revisar y corregir, así que ahora ve sobre la historia. Leí de alguien que cuando algo en la narración no le quedaba claro simplemente brincaba a la siguiente idea, bueno yo no te recomiendo eso pero si trata de no detenerte en “accidentes”.

 

3.- ARMA TU HISTORIA.

Tal vez seas de los que hacen diagramas o fichas de personajes y escenas, sea cual sea tu estilo, piensa tu historia, siempre es importante que por lo menos sepas de que va y que si alguien te pregunta lo que estás haciendo puedas dar al menos una respuesta aceptable y lógicamente coherente de una historia. No necesita ser una historia épica, pero es importante que sea una historia y tenga un principio, medio y final.

 

Yo armé fichas con información muy básica de cada personaje y escena las que diario iba reacomodando según lo que se me iba ocurriendo al escribir y entonces adaptaba la trama, lo cual es divertido porque la historia va girando y girando a cada momento.

 

4.- COMUNICA LO QUE ESTÁS HACIENDO.

Sea en redes, a amigos cercanos o al señor de la tienda, informa lo que haces para que cada que te vean te pregunten ¿Cuantas palabras llevas? Y así te obligues a continuar.

 

5.- FIJA UNA META DIARIA.

Lo que hice fue una división de las 50000 palabras en treinta días y surgió mi promedio, el cual debo decir solo cumplí un día pues conociendo mi tendencia a dejar los proyectos tirados me puse a escribir a toda velocidad antes de que me aburriera de ello, es decir para mi NaNoWrIMo no era de vencer palabras sino de vencerme a mí mismo y a mi bipolaridad intelectual.

 

El primer día escribí 16 palabras, estaba a punto de abandonar pero me repuse y llegó un día en el que incluso escribí 8000 palabras, todo un reto que casi me causa un entumecimiento general, esto no significa que estuve como esclavo sentado todo el día, de hecho hice mi vida muy normalmente sin contar que cuando estoy escribiendo y logro articular una oración que me gusta, me levanto a caminar para degustar la genialidad que acabo de descubrir (risas) aunque hubo días en que esa degustación me llegaba a durar el día completo y en ocasiones solo minutos.

 

6.- NO LEAS NADA.

No te contamines, no leas a los grandes maestros, no leas clásicos, no leas teorías de escritura, si lo piensas bien, todo lo que sabes sobre escribir es suficiente, lo que te hace falta no es conocimientos sino:

 

7.- VOLUNTAD.

No pares, será como una droga, después de un día de trabajo te sentirás exhausto sin fuerzas apenas para pensar, no importa, créeme, vale la pena. Después del consumo de drogas las personas ven mundos que no existen, bueno tú verás esos mundos, pero los inmortalizarás en el papel.

 

 

8.- DIVIERTETE.

Haz cambios, no hay jueces ni críticos, modifica, cambia, haz a tus personajes hacer cosas que no harían normalmente y ve observando el resultado, ríete, estás creando y la creación debe ser divertida, imagina a Dios creando el mundo en 7 días, que maravilla él diciendo – y ahora que eso sea verde, y eso azul y que ese sea un perro, cuanta diversión igual tú, disfruta ese momento de creación, es doloroso debo decir, pero placentero.

 

9.- RESPETA TUS PERSONAJES.

Yo tengo la teoría de que los personajes y situaciones que escribimos existen de alguna manera en algún universo alterno y que de cierta forma les vamos dando cabida en el mundo, hay que respetarlos, sí que hagan locuras, sí que pierdan la cordura pero también que sean coherentes. Si abres un mundo ve cerrándolo poco a poco o de golpe pero siempre coherente, nada de Deus ex machina ni cosas de esas, por favor.

 

10.- ESCRIBE, ESCRIBE SIN PARAR, AUNQUE DUELA, AUNQUE SE AGOTE LA IDEA, SIGUE ESCRIBIENDO.

Anuncios

NaNoWriMo 2015

 

Hoy por fin se pudo validar en el sitio oficial de NaNoWriMo (National novel Writing Month) la cantidad de palabras que los participantes en este extenuante reto hubieran escrito. Alas 5:30 de la mañana de hoy pude yo hacer la mía  y sentir esa satisfacción, ese saberte ganador, pero no sobre nadie más, sino sobre ti mismo, sobre tus indecisiones y temores.

Cuando llegó al correo el Certificado de Ganador sentí una alegría inmensa (siempre digo eso) por haber lo grado lo que me propuse, aún con dolores, con cansancios, con desesperación.

Un escritor (Jaime Mesa) me dijo un día que escribir una novela es casi un suicidio, es un cambio en tu vida, una alteración de la realidad y eso es cierto, escribirla en 11 días es peor que el suicidio es como matarte, levantarte, volverte a matar y volverte a levantar, te deja sin fuerzas, sin ánimos, te desgasta, te confronta y a la vez, te revitaliza. No se si volveré a participar el próximo año, como toda resaca siempre uno jura que nunca lo volverá a hacer, pero ya habrá tiempo para reflexionar y pensar.

Tal vez la mitad de la novela o toda misma no sea de calidad, pero es mía, cada palabra y cada idea, como dice la canción. “golpe a golpe, verso a verso” letra a letra, renglón a renglón. Desde hace años quería participar, nunca empecé, este año empecé y juré no detenerme hasta la palabra 50000 y así fue, todo es cuestión de proponerselo y desafiar a todo mundo incluso a ti mismo.

 

 

 

 

 

El destino de cada una de las cosas…

3860_esp_ESCALA_EXPANDEIX_200_200

Mientras conducía de vuelta a casa después de un largo y tedioso día, se detuvo a comprar algo para llevar de cenar a sus hijos. Estacionó y llevó pesadamente sus pasos hasta el interior del comercio elegido. Una vez hechas las compras regresó con el mismo cansancio a su coche. En ese momento advirtió tirada en el piso, una pieza de alguna especie de motor y la levantó para evitar que alguien fuera a querer lastimar a alguna persona con aquel objeto, ese vecindario se caracterizaba por los asaltos violentos a transeúntes y comercios.

 

Llegó a su casa y cenó tranquilamente con su familia, sus hijos le preguntaron por aquel objeto y él les contestó: – Es importante recoger la basura del suelo, pero más importante es quitar estas cosas que pueden ser usadas para provocar el mal a otros. Después de la lección llegó la hora de dormir.

 

Al día siguiente al llegar a la oficina llevó el objeto a uno de los  contenedores de reciclaje y ahí lo depositó.  Así estará lejos de la maldad y del mal uso.- pensó.

 

A la mañana siguiente al llegar a trabajar se enteró de que había habido un asalto en la empresa en la que trabajaba y supo que habían herido al velador golpeándolo en la cabeza con un objeto que los asaltantes tal vez habían tomado de la basura

 

– Una extraña pieza, tal vez de alguna especie de motor o algo parecido.

 

Crucifijo.

il-miracolo-del-crocifisso

 

Desesperado, intentaba arrancar de la boca de su padre moribundo un sonido, un gemido que respondiera sus preguntas. En un principio había intentado ser amable pero ahora ya solo le profería gritos y recriminaciones.

 

–          ¿Donde tienes el dinero? ¡Contéstame! ¡Soy tu hijo!

 

No contestaba. Las hundidas mejillas estaban cubiertas por el llanto y sus antes vivos ojos parecían clavados al crucifijo colgado en la pared. Al notarlo, aumento su desesperación y le gritó aún más fuerte:

 

–          ¡Deja de implorar a tu Dios y responde!

 

Ya no lo hizo. Entre reproches se agotó su último aliento.

Tiempo después volvió al pueblo de su padre. La humilde casa donde antes vivía, ahora estaba convertida en una lujosa y moderna mansión. Fue a conversar con el hombre de la tienda de la esquina, así se entero de que a los compradores de la casa les había sonreído la fortuna. Al demoler la antigua casa, encontraron dinero oculto en una pared, detrás de un crucifijo.